campaña europea de moda

¿ Engagement virtual o cómo conseguir asistentes comprometidos en un evento virtual y atentos al mensaje? Sin espacio, sin compañeros, sin catering, sin networking… ¿Qué nos queda? Solo una pantalla y el CONTENIDO. El gancho y éxito de un evento 100% virtual pasa por afanarse más que nunca y dedicar un esfuerzo extraordinario a la creación de contenido de calidad.   ¿Cómo conseguirlo?

A continuación, os damos unos consejos prácticos para conseguir ese ansiado engagement virtual y contribuir a la organización de eventos impactantes en tiempos de Covid-19. ¡Atentos!

1. Crear contenido ágil y de verdadero interés. Debemos garantizar y asegurar que el asistente  reciba el  contenido más racional y acorde a sus intereses y preferencias reales. Cada encuentro y sus asistentes son distintos; marcas y agencias deberán trabajar conjuntamente y con tiempo suficiente de antelación para lograr este objetivo. Recuerda que no todo vale para todo tipo de asistente.

Además es vital apostar por una comunicación más ambiciosa no solo el día del evento, sino también antes y después de éste. Lo digital da la opción de visualizar el evento a posteriori y no os podéis imaginar la cantidad de asistentes que se enganchan al evento después del día D, siendo necesario adecuar la estrategia a esta situación.

2. Platós con carácter. Dadas las restricciones de aforos y la incertidumbre, son muchas las marcas que deciden no juntar físicamente a las personas. Cada vez es más común contar con un plató corporativizado y llamativo visualmente para transmitir el evento y hacer de él todo un show. Aprovecha esta ventaja y haz uso de más de una cámara para conseguir distintos ángulos, utiliza micros de buena calidad, asegúrate de que la conexión a Internet es mejor que excelente y cuenta con técnicos expertos.

Telefónica lo ha sabido hacer muy bien (ver vídeo):

3. Genera emociones y sé humano. Para atraer y mantener la atención del target detrás de la pantalla es conveniente crear desde intriga, sorpresa o asombro hasta expectación, risas o sustos durante el transcurso del evento. Emocionar es especialmente importante en eventos en los que una pantalla separa al emisor del receptor. Reír con ganas, tirar algo accidentalmente o trabarse al hablar es aceptado e incluso, con moderación, beneficioso para mantener o volver a captar la huidiza atención del asistente virtual. En definitiva, conectaréis mejor con los demás si mostráis vuestra humanidad. Sed expresivo y haced gestos:  utilizad el lenguaje corporal para comunicar como lo haríais  en cualquier conversación. Si no os movéis nada trasmitiréis rigidez; los movimientos de  brazos y otros gestos aportan naturalidad y hacen parecer más humanos en la pantalla. 

4. La capacidad de  síntesis es un grado. Es vital acortar tiempos, resumir e ir al grano; usad frases cortas, no soltéis grandes parrafadas, utilizada lenguaje sencillo y sed breves. Preparar un guion previamente para no divagar es un básico. El hecho de hablar calmadamente, emplear diferentes ritmos, hacer pausas y silencios muy breves de vez en cuando ayudará a que el asistente te siga con más atención. Si aparte de esto, enfatizas las ideas más importantes alzando la  voz, dosificas la información, mantienes un discurso corto y simple contado en el orden correcto, entonces ya tienes un gran camino recorrido.

5. Cuenta con un moderador. La figura de la persona encargada de moderar un evento es cada vez más demandada y reconocida en eventos presenciales, pero ahora en el ámbito virtual es más crucial si cabe. Y es que es mayor la preocupación por la verdadera efectividad de la comunicación y en parte puede conseguirse contando con un moderador profesional de la comunicación que marque los ritmos, que haga transiciones naturales entre ponencias, que evite silencios incómodos, que resuma contenidos, que decida turnos de palabra, etc.

6. Añade toppings. Incorpora espectacularidad a la transmisión del mensaje, incluyendo   desde realidad aumentada, 3D, realidad virtual pasando por la gamificación y otras herramientas interactivas con el fin de conseguir el efecto wow del que tantas veces hablamos. Eso sí, como en los eventos presenciales, evita hacer uso de todo lo que encuentres en el mercado. ¿Si juntamos todo será mejor? No, la virtud siempre se encuentra está en entender qué necesita cada proyecto de acuerdo a las necesidades reales.

7. Haz partícipes a los asistentes. Promover la interacción e implicación es parte de la esencia de un evento. Una vez garantizados aspectos como el contenido de calidad y la correcta producción audiovisual, es vital animar al asistente a participar e implicarse: desde lanzar preguntas directas y votaciones, crear grupos de trabajo y encuestas en directo a alentar a la participación en redes sociales pasando por quizzes en la App correspondiente, antes durante y después del evento; así como también el envío de la encuesta de satisfacción y los seguimientos que correspondan.

Id más allá y convertid al mero espectador en un activo actor.

8. Haz hueco para lo offline. Considera invertir en otras acciones más tangibles enviando físicamente regalos corporativos, cajita personalizada de catering o materiales de utilidad para el evento acercando y conectando así al asistente con la marca.

9. Ensayad, ensayad y ensayad ese evento online. ¿Por qué?

  • Para conseguir un mayor control  y ajuste de tiempos de intervención,
  • Porque es necesario evitar al máximo fallos técnicos (y saber cómo actuar si ocurren),
  • Para encajar ponencias con sentido y estilo, evitando las pausas para pensar y esos titubeos y «ehhh», «emmm» , «aaa…» , etc.

De lo contrario, muy probablemente se producirá un abandono masivo de una audiencia aburrida y cada vez más saturada; ya sabemos lo fácil y discreto que es hacer “bomba de humo” en eventos virtuales.

La saturación de invitaciones a eventos virtuales es ya abrumadora y captar la atención del asistente y transmitir mensajes eficientemente se está convirtiendo en todo un reto. ¿Qué te parecen nuestros consejos básicos para lograr cierto grado de engagement virtual? Ponlos en práctica y diferénciate. Y es que para que los mensajes de las marcas sean recordados no es necesario que se cuelen niños delante de la cámara, que Amazon llame al timbre del ponente en directo, que se oiga una desafortunada frase a micro abierto, que se escuche el perro del vecino o que asome un accidental desnudo por detrás de la cámara. ¡A trabajar!

ATTENTIVE Comunicación y Eventos

“¿Por qué esta magnífica tecnología científica, que ahorra trabajo y nos hace la vida más fácil nos aporta tan poca felicidad? La respuesta es esta, simplemente: porque aún no hemos aprendido a usarla con tino.» – Albert Einstein.